Como elegir un grifo de ducha, algunos consejos para acertar.

El grifo de ducha es un elemento que cada vez cobra mayor importancia. La visión de la ducha como una forma de aseo rápida se debilita frente a una mirada más cómoda y gratificante.

Como elegir un grifo de ducha se ha convertido en una tarea que desembocará en una experiencia   de bienestar a la que no podemos renunciar. Grifos que regulan la temperatura y el flujo del agua hacen que ducharse sea tan relajante como el baño.

Si al grifo elegido unimos una buena alcachofa de ducha completaremos el momento de la higiene personal que se convertirá en un verdadero regalo para los sentidos.

Como elegir un grifo de ducha según la regulación del flujo y temperatura del agua

  • Existen tres tipos: mezcladores, de maneta y termostáticos. El primero es el más clásico con dos grifos y se regula manualmente. El segundo, de maneta, sólo tiene una palanca para ajustar el flujo y la temperatura. Y, por último, el termostático regula la temperatura de forma automática e instantánea.
  • ¿La diferencia entre el mezclador y el de maneta? La comodidad. Utilizar una mano o las dos. Hoy triunfa el grifo de maneta precisamente por la comodidad. Excepto para personas amantes de la estética retro.
  • Pero el más confortable y práctico al uso es el termostático y se va imponiendo en todos los cuartos de baño. Se ajusta la temperatura manual o automáticamente y a partir de este ajuste se mantiene fija sea cual sea el flujo de agua.
  • Si queremos ahorrar agua y energía ¿Cuál elegiremos? Sin duda, los termostáticos. Pues son los que mejor optimizan el gasto.

Aquí hemos desgranado algunas claves para que la ducha sea un momento plácido, relajante o revitalizante. Visítanos y te ofreceremos un amplio catálogo de posibilidades y los mejores consejos de experto.